Cerca de 600 soldados del Ejército y Policía Colombiana continúan con paso firme en la erradicación manual en el Guaviare.

Con una meta a la fecha de 2,648 hectáreas erradicadas de cultivos ilícitos en la jurisdicción de la Cuarta División, el Ejército le apuesta al trabajo continuo y decidido con casi 600 soldados comprometidos en la lucha contra el narcotráfico.

La percepción directa en el área permite revisar el avance hacia la meta de erradicación, y corroborar el valor de soldados y policías que a diario, sin importar la inclemencia del clima debido a la selva tropical propia de la región, de manera constante erradican para cumplir la meta propuesta, que este año está por más de 7000 hectáreas.

Los cultivos ilícitos que en su mayoría están al servicio del grupo armado organizado residual Estructura Primera, especialmente del cabecilla alias Iván Mordisco, para el 2021 han tenido una afectación de más de 14.000 millones de pesos, y los soldados han tenido asimismo que doblar sus esfuerzos por los continuos bloqueos, volcando su voluntad de servicio en las vías para apoyar a las autoridades civiles, sin frenar las operaciones militares, buscando además repoblar varias zonas golpeadas por el narcotráfico y por la tala indiscriminada de madera. A la fecha se han ubicado 68 laboratorios de pasta base de coca, 5 de clorhidrato de cocaína, así como se han incautado 7982 galones de insumos líquidos y 9599 kilogramos de elementos sólidos.

El general Antonio María Beltrán hizo un reconocimiento a soldados y policías, quienes trabajan por contribuir a eliminar ese flagelo del narcotráfico y todos sus eslabones, demostrado en las operaciones conjuntas, coordinadas e interinstitucionales para debilitar las finanzas ilícitas que impiden el progreso del suroriente colombiano: «¡Mantenemos la ofensiva contra el narcotráfico! Tenemos soldados altamente entrenados y siempre listos para proteger a la población. Continuamos cerrándoles el paso al tráfico de drogas ilícitas, gracias a este esfuerzo y a los estrictos controles que se ejercen en puestos de control».

Este trabajo es exitoso no solo por la persistencia de uniformados, sino también por la fortuna de contar con el mejor amigo del hombre, los héroes de 4 patas que, gracias a su entrenamiento y capacidad, pueden detectar artefactos explosivos improvisados, salvando la vida no solo de erradicadores, sino de transeúntes en zonas rurales.

A este puñado de valientes hombres los acompañan varios ejemplares caninos, entre ellos, Canela, que hace tres años enfrenta el flagelo del narcotráfico en el departamento del Guaviare, junto a su guía canino el soldado Llorente. Esta lista la conforman más de treinta binomios que actualmente son empleados para apoyar las operaciones militares contra el narcotráfico en diferentes regiones de la Amazonía colombiana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

?>