El 25 de marzo del 2010 las FARC usaron a un menor de 12 años como bomba. Le pidieron hacer un mandado, pagaron mil pesos y activaron la carga explosiva.

El 25 de  marzo del 2010 el frente 29 de las Farc usaron un menor de bomba. Heriberto Grueso Estupiñan era un joven de 12 años  que en sus tiempos libres hacía mandados cargando bultos en el puerto. La gente del lugar ya lo conocía por hacer estas actividades después del colegio. 

Los terroristas de las farc lo estudiaron y esta fue la razón por la cual escogieron al menor, porque nadie sospecharía de él.

Ese 25 de marzo, que era un jueves, hacia las 3 de la tarde, Heriberto salió de su colegio, unas personas le pidieron hacer un encargo llevando una colchoneta a la estación de policía.

Según testigos, le dieron mil pesos y le entregaron una colchoneta donde iba escondido el explosivo. 

Cuando el niño se acercó a la estación, los terroristas accionaron la bomba y obviamente el niño murió instantáneamente. Nueve civiles y tres policías resultaron heridos. 

Este es uno de los miles de crímenes que realizó las FARC y que no pagaron por él, y terminaron culpando a la nación por las porquerizas que ellos hicieron..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

?>