El 24 de marzo las FARC hicieron explotar un carro bomba con 40 kilos de explosivos asesinando a 6 personas y dejando 42 más heridos.

El 24 de Marzo del 2010 los narcoterroristas de las FARC dejaron un carro bomba con 40 kilos de explosivos frente a la URI de la Fiscalía en Buenaventura.

La carga explosiva fue activada hacia las 9:35 am. La fuerte explosión dejó seis muertos entre ellos el patrullero de la Sijín de la Policía,Edwin Carvajal Velásquez, de 20 años y quien llevaba cinco meses y ocho días en la Policía; Luis Eduardo Ramírez González, Ingrid Vanessa Benítez, 21 años, Oscar Antonio López Orozco, Flavio Rubiano  Pérez Moreno, Víctor Manuel Chía y Efraín Gamboa,, funcionario de la Secretaría de Gobierno de la Alcaldía.

42 personas mas resultaron heridas, entre ellos el patrullero de la Policía Victor Manuel Chía Fonseca, de 27 años en estado grave, cuatro agentes del CTI de la Fiscalía, un asistente, la fiscal 39 de la Unidad de Reacción Inmediata (URI), Jhony Marino Venté, Rodrigo Ortega, Geovani Núñez, David Romero, Juan Carlos Caicedo, Adriana Valencia, Alex Eduardo Posada, Aparicio Benítez, Bernardo Mena, Carlos Holmes Oliveros, Carmen Leida Riascos, Edwin Carvajal Velásquez, Edwin Padilla, Emilsa Mosquera Hurtado, Emna Velasco Rodríguez, Flavio Rubiano Perea, Héctor Garabito, Ivelice Banguera Ríos, Jaime Antonio Cardona, Jhoany Torres Arroyo, Jhon Jarrison Torres, José Alfredo Hernández, José Evel Hurtado, Libia Yinean Gallego, Luis Arnold Hurtado, Luis Eduardo Ramírez, Luis Gladys Caro, Luz Mary Garcés, Marciano Fiascos Granja, Margarita Valencia Barahona, María Antonia Valenzuela, María Elvia Galindo Montaño, Nancy Cruz, Norman Senen Godoy, Óscar Valencia Montes, Paulo César Tello, Plácido Riascos y Robinson Largacha Murillo, quienes fueron trasladados inmediatamente a diferentes centros asistenciales de ese puerto sobre el Pacífico.

La explosión destruyó ventanas y estructura de diferentes edificaciones y afectó la estructura de la sede de la alcaldía de Buenaventura. Varios locales quedaron totalmente destruidos. La mayoría de personas afectadas fueron transeúntes y vendedores ambulantes. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

?>