Hoy se cumplen 23 años en donde 63 soldados del Ejército Nacional fueron asesinados por 1800 guerrilleros de las FARC en el Caquetá.

El 1 de marzo del 1998 cerca de 1800 guerrilleros del bloque sur y oriental de las Farc atacaron con armas de largo alcance y cilindros bombas el Batallón de Contraguerrilla número 52 con 152 uniformados.

El jueves 26 de febrero, el comando de la Brigada Móvil No.3 del Ejército Nacional el cual operaba en medio y bajo Caguán, recibió información sobre diferentes desplazamientos de las FARC-EP en la zona y la cual indicaba que la guerrilla intentarían tomar Cartagena de Chairá, en Caquetá. 

Los comandantes de la Brigada Móvil dispusieron un operativo militar para impedir la llegada de más de 1500 guerrilleros al pueblo y destacaron al Batallón contraguerrilla No.52

En este vil ataque guerrillero, fueron 1800 guerrilleros contra 152 hombres hombres del Ejército, entre soldados y suboficiales.

El ataque a la base militar comenzó a las 4 de la tarde, y desde esa hora el enfrentamiento duró toda la noche y casi todo el dia siguiente. 

Entre el sábado 28 de febrero y el domingo 1 de marzo en horas de la madrugada, se dieron los primeros enfrentamientos con el grupo guerrillero quien se acercaba al pueblo.

Los guerrilleros de las FARC colocaron embocadas a la entrada y salida de los lugares donde se encontraban los militares para controlar las vías de escape. Ubicaron morteros dirigidos a donde se encontraban las tropas y movieron grandes grupos de guerrilleros con ametralladoras para rodear a los uniformados. 

El 2 de marzo hacia las 4:30pm fue el momento en que se desencadenó los feroces combates. Una patrulla de reconocimiento del Ejército y un grupo de avanzada de las FAR chocaron. Los guerrilleros se lanzaron hacia los hombres del Ejército y los atacaron con morteros, granadas hechizas, ametralladoras y fusiles. 

Las FARC rodearon a los militares y los atacaron con morteros, granadas hechizas, ametralladoras y fusiles. 

Las fuerzas gubernamentales trataron de avanzar hacia el lugar a brindar ayuda pero igual fueron atacados por los guerrilleros, perdiendo una unidad de mando. En horas e la noche llegó el apoyo por parte del avión fantasma y evitar nuevos ataques de la insurgencia. 

Los enfrentamientos se prolongaron por casi tres días y resultaron 63 soldados muertos, 43 secuestros y la gran mayoría heridos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

?>