El 21 de febrero del 2012, cuatro uniformados del Ejército Nacional fueron asesinados mientras protegían una comunidad indígena del ataque de las FARC.



El 21 de febrero del 2012 fueron asesinados 4 uniformados del Ejército Nacional. 

Ese día, los militares se encontraban repeliendo y protegiendo a los habitantes del resguardo Indígena conocido como “huellas” en el área de Caloto en el departamento del Cauca. 

Los narcoterroristas de las FARC estaban atacando la zona con tatucos y ráfagas de fusil.

Los uniformados llevaban 24 horas resistiendo los ataques para proteger a la población. 

Las FARC lanzaron desde la montaña un varios tatucos que impactaron a los uniformados y les quitó la vida de forma inmediata. 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

?>