En el 2003 una joven de 16 años fue asesinada por las FARC tras negarse a realizar inteligencia delictiva.

En el 2003 las autoridades de Corinto en el Cauca denunciaron que los narcoterroristas de las FARC estaban utilizando a menores de edad para acercarse a soldados y policías con el fin de realizar Inteligencia delictiva sustrayendo información que debería ser entregada a los grupos terroristas.
Las jóvenes que se negaran a esto tendrían pena de muerte.

La joven Natalie Osorio, de 16 años, fue la tercer adolescente asesinada por los narcoterrorsitas de las FARC por negarse a cumplir las órdenes impartidas por ellos.

Otra joven de la misma edad logró escapar y recibió protección judicial tras sufrir de persecución por este grupo terrorista al negarse a realizar lo ordenado por ellos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

?>